Últimas Entradas

  • La catequesis en la Familia

SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

Como cada año, del 15 al 25 de enero, celebramos la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Es una semana de oración de todas las familias cristiana para que el Espíritu nos ayude a dar pasos hacia la unidad pedida por el Señor “que todos sean uno”.

Este año, el lema y los materiales han sido preparados por la Comunidad Monástica de Grandchamp, en Suiza. Esta comunidad ecuménica surgió en la década de los años 1930 por varias mujeres reformadas de la comunidad francófona suiza que se unieron en el silencio y la escucha de la Palabra. Pronto se unieron otras hermanos de distintas familias cristianas. Todas ellas experimentaron el dolor de la división entre las Iglesias cristianas. Hoy la comunidad cuenta con cincuenta hermanas, mujeres de diferentes generaciones, de diferentes tradiciones eclesiales y de diferentes países y continentes. En su diversidad, las hermanas son una parábola viva de comunión. Permanecen fieles a la vida de oración, a la vida en comunidad y a la acogida de huéspedes. Las hermanas comparten la gracia de la vida monástica con los visitantes y los voluntarios que acuden a Grandchamp buscando un tiempo de retiro, de silencio, de sanación o tratando de encontrar sentido a sus vidas.

El lema elegido para esta Semana de Oración es “Permaneced en mi amor y daréis frutos en abundancia” (Jn. 15, 5-9)

En el mensaje de nuestros obispos para esta semana dicen: “La unidad de la Iglesia no es fruto de nuestros consensos, de los acuerdos que podamos lograr entre confesiones cristianas, aunque esta búsqueda de acuerdo sea asimismo necesaria para acercarnos a la unidad que Cristo quiere para su Iglesia. Para que estos acuerdos sean eficaces y produzcan fruto es necesario que sean vividos y logrados por sus protagonistas como lo que de verdad son, obra del Espíritu Santo. De ahí que el ecumenismo espiritual tenga tanta importancia y deba ser valorado como verdadera intendencia de cuanto hacemos los cristianos de unas y otras confesiones por lograr la unidad visible de la Iglesia”.

Pidamos al Señor, en esta Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que nos ayude a dar pasos en este sentido, cambiando y uniendo nuestros corazones a Cristo.