Últimas Entradas

  • Confirmación de Jóvenes y Adultos

Catequesis Familiar

Nuestro Directorio Diocesano de Catequesis dice: “La catequesis familiar, como toda educación cristiana es obra de la acción de Dios a la vez que acción de la Iglesia. Como obra de iniciación a la vida cristiana, padres e hijos aprenden a vivir en cristiano, haciendo del seno familiar una iglesia doméstica. Los objetivos de la catequesis familiar están llamados a preceder, acompañar y enriquecer cualquier otra forma de catequesis, dando a las familias el ambiente oportuno en el cual se transmita la fe desde la experiencia misma de ser familia. Estos objetivos son:

Adquirir una toma de conciencia y vivencia de la vocación al amor, inherente a todo bautizado.

– Fomentar una educación integral de la persona que facilite el despertar a la dimensión trascendente de todo ser humano.

Asentar las bases de una madurez afectiva, a través de la educación en valores como la gratuidad, el sacrificio, el don de sí mismos…

Procurar el encuentro con Cristo a través de la vivencia y celebración de los sacramentos en familia en el seno de la comunidad.

Estos objetivos se complementan con algunos elementos pedagógicos y metodológicos como pueden ser:

– Experiencia. Hacer nacer la experiencia de ser amado y aceptado, para poder así abrirse a la realidad de un Dios que se nos da gratuitamente.

Todo lo que el niño vive en los primeros años de la vida le marcarán de modo duradero.

– Libertad. La transmisión de la fe en la familia pasa por el testimonio alegre de los padres y la libertad de los hijos. Los padres han de tener en cuenta que sus hijos harán opciones y que estas opciones también tocarán al ámbito de la fe.

– Vida. Un contenido imprescindible de la catequesis familiar es enseñar a narrar la propia historia de fe. Se trata de abandonar el terreno de lo doctrinal, para implicarse uno mismo.

– Creatividad e imaginación. La fe, está llamada a ser acogida desde el empeño y la creatividad de asumir la realidad desde sus distintas dimensiones. La educación religiosa pasa por la apertura a los otros y la sensibilidad.

– Comunicación de lo esencial. La catequesis en familia pasa por transmitir lo esencial de los contenidos de la fe, que sirva de apoyo y complemento a la verdadera catequesis sistemática que tiene lugar en la parroquia.